Páginas vistas en total

jueves, 28 de octubre de 2010

IMPERIALISMO

El deshonor de Estados Unidos


Robert Fisk
The Independent

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández


Como es lógico, los árabes lo sabían. Lo sabían todo de la tortura masiva, de los promiscuos tiroteos contra civiles, del escandaloso uso del potencial aéreo contra los hogares de las familias, de las actuaciones de los crueles mercenarios británicos y estadounidenses, de los cementerios anegados de víctimas inocentes. Todo Iraq lo sabía. Porque ellos son las víctimas.

Sólo nos quedaba fingir que no sabíamos nada. Sólo nosotros, los occidentales, podíamos responder a cada reclamación, a cada denuncia contra los estadounidenses o británicos haciendo que apareciera algún general importante –me viene a la mente el desagradable portavoz del ejército estadounidense Mark Kimmitt y el horrible presidente de la Junta del Alto Estado Mayor Peter Pace- que se ponía a envolvernos con todo tipo de mentiras. Encuentren a un hombre que haya sido torturado y le dirán que eso no es más que mera propaganda terrorista; descubran una casa llena de niños asesinados por un ataque aéreo estadounidense y también dirían que es propaganda terrorista, o “daños colaterales”, o una simple frase: “No tenemos nada que ver con eso”.

Por supuesto que todos nosotros sabíamos que siempre tenían algo que ver con eso.
Y el océano de registros militares recién publicado nos lo demuestra una vez más. Al-Yasira ha llegado hasta extremos extraordinarios para localizar a las actuales familias iraquíes con hombres y mujeres asesinados en los controles –he identificado uno de los memorandos porque informé sobre él en 2004, el coche acribillado a balazos, los dos periodistas muertos, hasta el nombre del capitán local estadounidense- y fue el The Independent on Sunday el primero en alertar al mundo sobre las hordas de indisciplinados pistoleros que volaban a Bagdad para proteger a diplomáticos y generales. Esos mercenarios que se abrían paso asesinando a todo el que se pusiera en su camino en las ciudades de Iraq; me insultaron cuando les dije que estaba escribiendo sobre ellos, allá por el año 2003.

Es siempre tentador evitar una historia diciendo “no es nada nuevo”. Los gobiernos utilizan la idea de que un hecho es una “vieja historia” para desalentar el interés periodístico, de la misma forma que nosotros la podemos utilizar para encubrir la pereza periodística.
Y es verdad que los periodistas han visto algo de todo eso antes.
Fue el Pentágono quien en febrero de 2007 envió la “prueba” de la implicación iraní en la fabricación de bombas en el sur de Iraq a Michael Gordon, del The NewYork Times.
La materia prima, que podemos leer ahora, es mucho más dudosa que la versión vendida por el Pentágono. Por todo Iraq había aún material iraní depositado desde la guerra entre Irán-Iraq de 1980-88 y fueron los insurgentes sunníes quienes llevaron a cabo en aquel período la mayoría de los ataques contra los estadounidenses. A propósito, los informes que sugieren que Siria permitió que los insurgentes penetraran en su territorio son correctos. He hablado con las familias de los suicidas-bomba palestinos cuyos hijos llegaron a Iraq desde el Líbano por el pueblo libanés de Majdal Aanjar y después a través de la ciudad siria de Aleppo, al norte, para atacar a los estadounidenses.

Pero, escrito todo con el gris estilo militar habitual, aquí está la prueba de la vergüenza de Estados Unidos.
Este es un material que los abogados pueden utilizar en los tribunales. Si 66.081 –me encantó ese “81”- es la cifra más alta de civiles muertos de que EEUU dispone, entonces el balance real de muertos civiles es infinitamente mayor ya que esos registros sólo recogen las muertes de civiles de las que los estadounidenses tenían conocimiento. Algunos de ellos fueron llevados a la morgue de Bagdad en mi presencia, y fue el funcionario de alto nivel allí presente quien me dijo que el ministerio iraquí de sanidad había prohibido que los médicos realizaran autopsias a los civiles muertos llevados por las tropas estadounidenses. ¿Por qué no debieron hacerlas? ¿Porque los iraquíes que trabajaban para los estadounidenses les habían torturado hasta matarlos? ¿Había alguna conexión con los 1.300 informes estadounidenses independientes de torturas practicadas en las comisarías iraquíes?

Los estadounidenses no consiguieron mejores resultados la última vez. En Kuwait, los soldados estadounidenses oyeron que los kuwaitíes estaban torturando a palestinos en las comisarías una vez que liberada la ciudad de las tropas de Saddam Hussein en 1991.
Había incluso un miembro de la familia real kuwaití implicado en las torturas. Las fuerzas estadounidenses no intervinieron. Sólo se quejaron ante la familia real. A los soldados se les dice siempre que no intervengan. Después de todo, ¿qué fue lo que le dijeron al teniente Avi Grabovsky, del ejército israelí, cuando informó a su oficial en septiembre de 1982 de que los aliados falangistas de Israel acababan de matar a varias mujeres y niños? “Ya lo sabemos, no es de nuestro agrado, pero no interfieras”, le dijo a Grabovsky el comandante de su batallón. Eso ocurrió durante la masacre en el campo de refugiados de Sabra y Chatila.

La cita viene del informe de la Comisión Kahan creada en Israel en 1983, sólo Dios sabe lo que podríamos llegar a leer si Wikileaks metiera la mano en los archivos militares del ministerio de defensa israelí (o la versión siria, puesto el caso). Desde luego, en aquellos días no sabíamos cómo utilizar un ordenador y menos aún cómo escribir con él. Y esa, desde luego, es una de las lecciones importantes de todo el fenómeno de WikiLeaks.

En la Primera o Segunda Guerra Mundial o en Vietnam, escribías tus informes militares en papel. Podían mecanografiarse por triplicado pero se podías numerar las copias, rastrear cualquier espionaje e impedir las filtraciones. Los documentos del Pentágono están escritos actualmente en papel. Necesitas encontrar un topo para conseguirlos. Pero el papel siempre se puede destruir, mojar, tirar a la basura, triturar todas las copias. Al finalizar la guerra de 1914-18, por ejemplo, un subteniente disparó contra un hombre chino después de que un grupo de trabajadores chinos saqueara un tren militar francés. El chino le había amenazado al soldado con una navaja. Pero durante la década de 1930, se eliminó en tres ocasiones el archivo del soldado y por eso no queda rastro alguno del incidente. Sólo queda un débil fantasma de aquello en un diario de guerra del regimiento que recoge la implicación china en el saqueo de “trenes franceses de aprovisionamiento”. La única razón por la que conozco el asesinato es porque mi padre era el teniente británico y me contó la historia antes de morir. No había WikiLeaks en aquel momento.

Pero sospecho que este tesoro masivo de material de la guerra de Iraq tiene implicaciones graves tanto para los periodistas como para los ejércitos. ¿Cuál es el futuro de los Seymour Hershes y del periodismo de investigación de viejo estilo que The Sunday Times solía practicar? ¿Cuál es el motivo de enviar equipos de reporteros a examinar los crímenes de guerra y encontrar “gargantas profundas” en el ejército, si casi medio millón de documentos secretos militares van a aparecer en una pantalla frente a ti?

Todavía no hemos llegado al fondo de la historia de WikiLeaks, y mucho me temo que hay bastantes más, aparte de unos cuantos soldados, implicados en estas últimas revelaciones. ¿Quién sabe si todo no llega hasta lo más alto? Por ejemplo, Al-Yasira, en sus investigaciones, encontró un extracto de una conferencia de prensa rutinaria ofrecida por el Pentágono en noviembre de 2005.
Peter Pace, el aburrido presidente de la Junta del Alto Estado Mayor, informa a los periodistas de cómo los soldados deberían reaccionar ante un cruel trato hacia los prisioneros, señalando orgullosamente que el deber de un soldado estadounidense es intervenir si ve indicios de tortura. Después la cámara se mueve un poco más y enfoca la siniestra figura del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, quien de repente le interrumpe –casi susurrando, ante la consternación de Pace- “No creo que quieras decir que ellos [los soldados estadounidenses] tienen la obligación de detenerla físicamente. Su deber es tan sólo informar”.

Por supuesto que la importancia de esta observación –crípticamente sádica a su manera- no apareció en periódico alguno. Pero el archivo secreto Frago 242 llena de significado aquella conferencia de prensa. Presumiblemente enviada por el General Ricardo Sánchez, esta es la instrucción que traslada a los soldados: “Teniendo en cuenta el informe inicial que confirma que las fuerzas estadounidenses no estaban implicadas en los malos tratos al detenido, no se producirá investigación alguna a menos que venga ordenada desde el Alto Mando”. Abu Ghraib se produjo bajo el observatorio de Sánchez en Iraq. A propósito, fue también Sánchez quien, en una conferencia de prensa, no pudo explicarme por qué sus tropas habían matado a los hijos de Sadam en un tiroteo en Mosul en vez de capturarles.
Parece, por tanto, que el mensaje de Sánchez contaba con el imprimátur de Rumsfeld. Y por eso el General David Petraeus –tan querido por la prensa estadounidense- fue presuntamente responsable del espectacular aumento de los ataques aéreos estadounidenses durante más de dos años; 229 bombardeos en Iraq en 2006, pero 1.447 en 2007. Curiosamente, los ataques aéreos de EEUU en Afganistán han aumentado un 172% desde que Petraeus se hizo cargo del ejército allí.
Lo que hace más sorprendente aún que el Pentágono esté ahora rebuznando con que WikiLeaks puede tener sangre en sus manos. El Pentágono ha estado cubierto de sangre desde el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima en 1945, y para una institución que ordenó la ilegal invasión de Iraq en 2003 –según su propio recuento, ¿no eran 66.000 la cifra de muertos civiles de un total de 109.000 registradas?-, ponerse a afirmar que WikiLeaks es culpable de homicidio es ridículo.

La verdad, por supuesto, es que si este inmenso tesoro de informes secretos hubiera demostrado que la cifra de víctimas era mucho menor que el pregonado por la prensa, que los soldados estadounidenses nunca toleraron las torturas de la policía iraquí, que raramente dispararon contra los civiles en los controles y que siempre exigían responsabilidades a los mercenarios asesinos, los generales de EEUU deberían haber entregado esos archivos gratis a los periodistas en los escalones del Pentágono. Están furiosos no porque se haya roto el secretismo o por la sangre que pueda haberse derramado sino porque les han pillado diciendo las mentiras que siempre supimos que decían.

Documentos oficiales estadounidenses detallan una escala extraordinaria de actuaciones malvadas

WikiLeaks publicó el 22 de octubre en su página de Internet alrededor de 391.832 informes del ejército de EEUU documentando actuaciones en Iraq durante el período 2004-2009. Los principales aspectos recogidos son:

Torturas, violaciones y asesinato de prisioneros:

Hay cientos de incidentes de malos tratos y torturas a prisioneros por parte de los servicios de seguridad iraquíes, que incluyeron violaciones y asesinatos. Debido a que estos hechos aparecen detallados en los informes estadounidenses, las autoridades de ese país se enfrentan ahora a acusaciones por no haberlos investigado. Dirigentes y activistas de las Naciones Unidas están exigiendo una investigación oficial.
Encubrimiento de muertes de civiles:

Los dirigentes de la Coalición han dicho siempre que no “recogían cifras de muertos”, pero los documentos revelan que se registraron muchas muertes. El grupo británico de Iraq Body Count dice que, tras una examen preliminar de una muestra de los documentos, hay una cifra estimada de 15.000 civiles muertos más, lo que aumentaría el total a 122.000.

Disparos contra hombres que intentan rendirse:

En febrero de 2007, un helicóptero Apache mató a dos iraquíes sospechosos de haber lanzado morteros cuando intentaban entregarse. Se cita a un asesor militar diciendo: “No pueden rendirse a un avión y siguen siendo objetivos válidos”.

Malos tratos y abusos por parte de las firmas privadas de seguridad:

El Buró del Periodismo de Investigación de Gran Bretaña dice que encontró documentos en los que se detallaban nuevos casos de supuestas matanzas de civiles que implicaban a Blackwater, rebautizada después como Xe Services. A pesar de esto, Xe sigue disfrutando de amplios contratos del gobierno de EEUU en Afganistán.

La utilización por Al-Qaida de niños y “minusválidos mentales” para la colocación de bombas:

Un adolescente con síndrome de Down, que mató a seis personas e hirió a 34 en un ataque suicida en Diyala, representa un ejemplo de la estrategia de Al-Qaida para reclutar a personas con dificultades de aprendizaje. Al parecer, un médico vendió a los insurgentes una lista de pacientes femeninas con dificultades de aprendizaje.

Cientos de civiles asesinados en los controles:

De los 832 muertos recogidos en los controles en Iraq entre 2004 y 2009, el análisis del Buró del Periodismo de Investigación sugiere que 681 eran civiles. Se disparó contra 50 familias, matando a 30 niños. En los incidentes en los controles sólo murieron 120 insurgentes.

Influencia iraní:

Los informes detallan la preocupación de EUU de que agentes iraníes estuvieran entrenando, armando y dirigiendo militantes en Iraq. En uno de los documentos, el ejército de EEUU advierte que cree que un comandante de milicia que estaba detrás de la muerte de soldados estadounidenses y del secuestro de funcionarios iraquíes había sido entrenado por la Guardia Islámica Revolucionaria de Irán.

lunes, 25 de octubre de 2010

Economía

DEMASIADOS PELIGROS PARA DEJARLOS SEGUIR ASÍ

DEMASIADOS PELIGROS PARA DEJARLOS SEGUIR ASÍ

Los Bancos y entidades financieras que causaron la crisis han logrado salir de ella reforzados, sin que se hayan puesto en cuestión sus privilegios y con mucho más poder económico y financiero gracias a que los Gobiernos y los Bancos Centrales asumieron el principio de que eran demasiado grandes para caer.

Con ese criterio se han podido justificar las ayudas multimillonarias de todo tipo que se han puesto en sus manos a pesar de que así se ha dejado sin sancionar los comportamientos irresponsables, se incentiva que se vuelvan a dar y se hace a los grandes bancos más grandes aún, lo que hará que la próxima crisis que provoquen sea más dura y difícil de gobernar que esta.

Ni los gobiernos ni los Bancos Centrales ni los economistas liberales que imponen a la ciudadanía una constante disciplina en aras de lograr la eficiencia y, según dicen, la equidad (ahora nos indican que hay que reformar las pensiones para hacer que nuestro sistema sea "más justo") no han tenido problema alguno para saltarse esos objetivos cuando se ha tratado de ayudar a la Banca.

Por el contrario, frente a los daños que han provocado los Bancos a miles de personas al actuar con ocultación, con manifiesta irresponsabilidad y mala fe, las autoridades, por regla general, son mucho más ajenas y despreocupadas.

Con el fin de aumentar de cualquier manera el volumen de deuda, que es el negocio que proporciona beneficio y poder a los Bancos, éstos han llevado a cabo en los últimos años una verdadera serie de tropelías ya bien conocidas que han sufrido principalmente los clientes más indefensos, de menor renta y con conocimientos e información sobre las prácticas bancarias. Los que, a diferencia de los Bancos, parece que son demasiado pobres como para salvarlos.

En los dos últimos años se ha empezado a comprobar que docenas de miles de personas y pequeñas y medianas empresas han sido sencilla y llanamente engañados por los Bancos que les ocultaban la letra pequeña de los contratos, que disimulaban los riesgos de los seguros que les vendían con otro nombre u ocultos en fórmulas incomprensibles y que, en suma, establecían condiciones leoninas en los préstamos o créditos que les ofrecían como si fueran un regalo de la providencia.

Las autoridades miraron entonces a otro lado y les dejaron hacer y ahora que cientos de miles de personas han perdido sus viviendas o se enfrentan a obligaciones de pago de las que nunca fueron advertidas, siguen disimulando y protegiendo a los privilegiados causantes de todos estos abusos.

Las organizaciones de defensa de los consumidores calculan que alrededor de 300.000 familias españolas han perdido su vivienda en los últimos tres años. Y no se puede alegar que se trata solo del efecto de una simple falta de pago. Detrás de ello hay, como acabo de señalar, condiciones leoninas, daciones fraudulentas, información oculta y tasaciones de viviendas hechas por una de las partes con manifiesta falta de veracidad y respeto a las condiciones del mercado que tanto pregonan los bancos y los liberales que callan ante todo esto.

El número de familias a las que se les han cortado el suministro de servicios básicos como la luz o el agua es incalculable, pero basta hablar con las organizaciones civiles que atienden estos problemas para comprobar que son también docenas de miles.

No es exagerado afirmar que solo los afectados por la estafa bancaria en torno a los “swaps”, los seguros aparentemente dirigidos para proteger a los prestatarios de las subidas de los tipos pueden ser en toda España alrededor de 100.000.

El sistema bancario español, el de más altos beneficios de Europa y el de costes de utilización para la clientela más elevados, es la fuente de un sin fin de irregularidades y de injusticias que pueden llevar a cabo con la mayor alevosía e impunidad. Es verdaderamente incomprensible que los partidos políticos, los sindicatos y las organizaciones y movimientos sociales no pongan en primer plano todo este tipo de conductas para evitar la transferencia ilegítima de renta de las personas y empresas a la Banca que llevan consigo.

No creo que haya otro país en el mundo en donde el pueblo tenga más defensores que en España pero, a pesar de ello, ninguno ha levantado su voz de una manera contundente frente a un problema que hubiera requerido su actuación mancomunada y radical pues se viene produciendo de forma alevosa, a plena luz del día y con consecuencias dramáticas, creo que se puede decir sin exagerar, para millones de personas y familias enteras.

Ni siquiera es posible confiar en España en que la administración de justicia haga honor a su nombre y ponga orden en todo ello, pues en docenas de sentencias ha resultado evidente que las atenciones de todo tipo que los bancos tienen con muchos magistrados y jueces no caen en saco rato.

Las prácticas bancarias dominantes, las que han dado lugar a la crisis y las que se siguen llevando a cabo, constituyen un mal social que hay que erradicar. A ningún otro tipo de ciudadanos se le permitiría hacer lo que hacen los bancos (y junto a ellos las grandes empresas de servicios).

Para ponerle coto al abuso bancario generalizado habría que reclamar firmemente de los poderes públicos que adoptaran algunas medidas urgentes e imprescindibles:

- Investigar con auténtica independencia las prácticas bancarias en España, concretando la naturaleza y efectos reales de cada una de ellas para depurar las responsabilidades de cada entidad.

- Extender esa investigación al comportamiento del Banco de España que, en lugar de haber impedido la opacidad, el abuso, las cláusulas leoninas y el engaño ha optado generalmente por el silencio o por la explícita complicidad con la Banca. No se puede entender que se haya llegado a producir un daño y un engaño tan extendido y tan rentable para la banca sin la colaboración de la máxima autoridad bancaria.

- Conocer con exactitud las personas que han sufrido malas prácticas bancarias y cuantificar el daño que les han producido para hacer que los bancos asuman las consecuencias el daño provocado.

- Revisar todos y cada uno de los procedimientos de desahucio o dación que se hayan producido, con especial atención a las condiciones de suscripción de los créditos y a las tasaciones realizadas.

- Promulgación de las normas y creación de los fondos necesarios para garantizar la devolución de las viviendas a las personas de renta baja que la hayan perdido por razones de disminución de ingresos y para evitar que esto se produzca en el futuro.

- Actuar en el mismo sentido respecto a las familias que no disponen de acceso a los servicios básicos por falta de pago como consecuencia de pérdidas imprevistas de ingresos.

- Creación de una jurisdicción especial para perseguir los abusos bancarios y promover ante las instituciones europeas el establecimiento de un código ético de inexcusable cumplimiento por parte de todas las entidades financieras.

El daño que ha generado el sistema bancario español en los últimos años y que se traduce ahora en auténticos dramas para cientos de miles de familias y en una losa pesada para el conjunto de la economía no es un asunto menor, ni siquiera algo que solo tenga que ver con la exigencia elemental de que cualquier persona o institución que lo produzca debe resarcirlo. La cuestión principal estriba en que el mantenimiento del poder tan desmesurado que tiene la Banca y los privilegios de los que goza para ganar dinero como y en la cantidad que quiera son verdadera y materialmente incompatibles con una sociedad democrática y segura.

Juan Torres

jueves, 21 de octubre de 2010








" LAS MAFIAS AL PODER"

-Una caracteristica de nuestro tiempo-

Marcelo Colussi

mmcolussi@gmail.com


En sentido estricto la mafia es el conjunto de pequeñas asociaciones clandestinas regidas por las muy peculiares "leyes" del honor y del silencio, que ejercen el control de algunas actividades económicas y de un virtual gobierno paralelo en la región de Sicilia, Italia. En relación a la etimología del término, si bien no está muy claro, puede hacérsela derivar de la voz árabe mahias -"fanfarrón"-, significado que aparece por primera vez en 1658. Aunque también se atribuye la génesis de la palabra a tiempos mucho más remotos: se relaciona con un levantamiento popular de sicilianos contra el ejército francés en el año 1282, a partir de un hecho doméstico (la violación y muerte de una joven italiana a manos de un soldado francés) que desató el espíritu de venganza popular al grito de "Morte alla Francia, Italia anela" ("Italia quiere la muerte de Francia"), frase que habría terminado siendo el acrónimo de la palabra "mafia". Quizá es imposible comprobar la veracidad del episodio; lo importante es que condensa las dos características definitorias de la asociación: la defensa del honor, y la venganza como método de "resolver" conflictos, siempre en la lógica de la secretividad del grupo.

Con el paso del tiempo el término fue derivando hacia un uso generalizado equivalente a "grupo de hampones"; e incluso, simple y llanamente "grupo cerrado", "pandilla", "cenáculo" con un dejo de marginalidad y ligazón a algo de algún modo ilícito. Hoy día decir mafia es sinónimo de grupo con poder, de camarilla decisoria, y lejos está de referirse sólo a los hampones sicilianos.

Los Estados modernos, a partir de la globalización que los ha establecido ya como norma universal dejando de lado -o sepultado sin más- culturas tradicionales, en términos generales son administrados por partidos políticos más o menos abiertos; o, en menor medida, por partidos únicos, o bien por monarquías. Pero en todos los casos se rigen por reglas consensuadas, por leyes, que son las que establecen los límites al ejercicio de sus poderes. El poder político, si bien siempre lejano a la incidencia real de las mayorías -aunque se ejerza el voto como práctica supuestamente democrática respetando la voluntad de las mayorías- está sujeto a regulaciones que van más allá de las personas que lo encarnan.

Sin embargo, desde hace ya unas décadas, existe un fenómeno curioso que vemos afianzarse cada vez con mayor fuerza: es el establecimiento de mafias en los aparatos político-estatales de muchos países. Ello no es privativo sólo de lo que -obviamente desde un prejuicio- se podría ver como propio del sur, del Tercer Mundo, países con "déficit" democrático, según los patrones impuestas por las "democracias desarrolladas" del Norte. Se lo encuentra por todos lados: en las ex repúblicas soviéticas, en los Estados Unidos de América, en África, en Bangladesh o en Guatemala, en Argentina o en Rusia. Grupos de poder con manejos no muy distintos al de los hampones sicilianos: mafias que se constituyen en poderes paralelos dentro de los Estados, que cooptan a éstos y terminan siendo gobiernos paralelos, con mayor poder que el oficial.

El caso de ninguna manera es nuevo, pero ahora puede señalárselo como llamativo dada su enorme frecuencia y extensión. Si la consigna de la revolución bolchevique de 1917, cuando se abría la esperanza de construir un mundo nuevo, llamaba a consolidar "todo el poder a los soviets" -es decir: gobierno de los pobres, de los consejos obrero-campesinos, intento de democratizar genuinamente la toma de decisiones-, el momento actual va en dirección contraria. Ahora el poder se concentra cada vez más en menos manos; manos que, con criterios mafiosos, se adueñan de los Estados y pisotean la legalidad -queda claro que legalidad no es sinónimo de justicia: es la legalidad instituida por los sectores dominantes, impuesta como la única legalidad posible-. O sea: concentración absoluta del poder discrecional, impune, sin límites, en grupos regidos por lógicas en cierta forma delincuenciales. El narcotráfico -uno de los renglones más grandes en orden de volumen económico a nivel mundial- no es ajeno a este fenómeno; en definitiva, el capitalismo de fines del siglo XX y comienzos del presente se nutre cada vez más de aportes de capital manejados mafiosamente.

Podría intentarse explicar la tendencia a partir de una serie de causas interconectadas: victoria de los ideales neoliberales, empobrecimiento hasta la casi destrucción de los Estados nacionales (en el Sur, facilitando el ingreso de los capitales del Norte en una marea privatista que no se detiene), fracaso de la democracia representativa y del sistema de partidos, tolerancia y/o apología de la impunidad en el marco de una cultura del triunfalismo individualista y hedonista, contribución de los medios de comunicación a construir mitos de éxito y ascenso social vertiginoso, panegírico del "éxito" económico sobre cualquier cosa.

El capitalismo ultra desarrollado que vivimos hoy día, en su fase de imperialismo planetario donde el mercado financiero (la pura especulación) superó a la producción, ha perdido los ideales fundacionales de la ética capitalista: trabajo honrado, ahorro, esfuerzo. El puritanismo protestante de 300 años atrás es ya historia; el modelo de triunfalismo actual es, antes bien, mafioso. Se endiosa el ascenso vertiginoso, se premia la especulación, se entroniza el grupo de amigos y los favores políticos.

Si bien no se puede decir que todo el sistema capitalista en su conjunto funciona así, vemos que es una marcada tendencia que se va repitiendo en forma extendida. Seguramente el desarrollo cumbre del capital en su hiper concentración monopólica no tiene otra alternativa que esto; en su fisonomía especulativa, gangsteril incluso, que el neoliberalismo promueve, el estilo mafioso es casi una punto de llegada obligado. La libre competencia, razón de ser de los albores del mundo moderno, ha ido reemplazándose por una monumental centralización.

El "estilo mafioso" -si así podemos llamarlo- va destronando el libre juego institucional. Es un fenómeno curioso: por un lado avanza el proceso civilizatorio, inundando la vida con leyes, reglamentos y regulaciones, y al mismo tiempo se consolida un poder monstruoso que muestra con evidencia meridiana la vigencia de la sentencia del griego Trasímaco de Calcedonia: la ley es lo que conviene al más fuerte. Para muestra, un botón: "Cuando Estados Unidos marca el rumbo, la ONU debe seguirlo. Cuando sea adecuado a nuestros intereses hacer algo, lo haremos. Cuando no sea adecuado a nuestros intereses, no lo haremos", dijo con desprecio John Bolton, funcionario de alto nivel de Washington.

Más que la "la justicia al poder" podemos decir "las mafias al poder".

TERRORISMO MALO Y TERRORISMO BUENO

ADRIANA VEGA.jpgAdriana Vega

En MONCADA

Recientes declaraciones de Francisco Chávez Abarca, principal conexión centroamericana de Posada Carriles demorado en julio pasado en Venezuela y deportado a Cuba, agregadas a diversas alineaciones fanáticas de Miami, le están quitando la máscara a malévolas gesticulaciones terroristas y paramilitares en contra de la isla martiana.

Estos terroristas “buenos”, responden a interrogantes sobre toda una complicidad entre la CIA, el FBI, la Fundación Nacional Cubana Americana ¸ Posada Carriles y más de unos cuantos congresistas anticubanos del Parlamento estadounidense.

En este caso, el imperio ha tanteado todo tipo de acometimientos. La invasión militar directa mercenaria a Playa Girón en 1961, las guerras sicológicas y bacteriológicas, el bloqueo criminal para asfixiar su economía y rendirla por hambre con acciones de sabotaje y atentados terroristas ayudados por la guerra sistemática escondida y descarada de la CIA y un FBI que ha utilizado contra Cuba a grupos anticastristas contrarrevolucionarios residentes en Miami como la mencionada FNCA y otros exponentes de la ultraderecha paramilitar, o el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), Alpha 66 y La Rosa Blanca, nombre que avergonzaría a Martí, como el de la radio.

Personaje es cada ser humano, animal o existencia de cualquier otro tipo, que aparece en una obra de vida. Más estrictamente, es la persona o seres conscientes que uno imagina existen dentro del universo para hacer el bien o el mal. Siendo el centro de los textos de ficción, cinematográficos, y literarios, es difícil imaginar un cuento o una novela sin personajes, y menos en la vida, porque su construcción mental se reduce a un conjunto de características o funciones necesarias en el desarrollo de una acción donde se encuentran, abiertos como un abanico, lo correcto y lo perverso.

Conocemos varios personajes que han acumulado poder y fortuna con la industria de la contrarrevolución y ellos son los obsoletos Lincoln Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen (la Loba Feroz), Bob Menéndez y Albio Sires todos insuperables en pasarse la vida provocando a través de transmisiones ilícitas y conspiradoras por radio y televisión e intentando ejecutar desavenencias internas y justificar una invasión a la isla, impulsados por protectores de terroristas confesos como Luis Posadas Carriles.

Este, prófugo de la justicia venezolana y refugiado en Miami, mantiene vínculos estrechos con la CIA.

No podemos prescindir del mal, lamentablemente, porque el hombre está conformado por ambas actitudes y tampoco del bien, que como tributo del ser, conforma una serie que realza la existencia.

La persona que pertenece al mundo real, de elegir lo perverso se transformará en personaje macabro, matará y morirá victimizando al inocente. Armando grupos con todo este serpentario, inventará cada vez más daño e influirá adquiriendo poder porque le temen.

Lo paradójico es que después del advenimiento a la “jefatura” de Obama, el terrorismo anticubano impulsado por Washington parecía haber envejecido pero enseguida congresistas estadounidenses se apasionaron en reavivar estructuras que Chávez Abarca ha revelado sobre sus planes actuales, a saber:

a) Posada Carriles intentaría hundir buques henchidos de petróleo venezolano en camino a La Habana.

b) La FNCA ha consignado cien millones de dólares con propósitos en planes anti venezolanos, porque aducen que Venezuela es el refuerzo financiero de Cuba, Ecuador,

Bolivia y Guatemala.

Es evidente que estos personajes son reales, protagónicos y muy malos porque están cruelmente en contra de una Latinoamérica que intenta sacudirse de encima a un imperialismo estimado por ellos como socio cuando en realidad son sus dueños.

La fingida moral y la locución dual del régimen Obama-Clinton le quita imagen al otrora moderado proyecto de la Fundación Nacional Cubano Americana, porque como hace ostensible Chávez Abarca con declaraciones que intentan eludir penas, cantó a viva voz que Posada Carriles continúa costeando y apuntalando actividades terroristas contra Cuba, Venezuela y otros países del ALBA, revelaciones que derrumban la palpitante estrategia de la citada Fundación, aliada así mismo con la de Vicente Fox y bienhechora de su campaña electoral del año 2000, tras fingir haberse transformado en un partido político cuando su primordial línea de acción es echar por tierra una Revolución a la que ubican como terrorismo cuando éste surge de las acciones brutales propias y las maldades de sus sicarios.

La inercia de la Casa Blanca y el procedimiento de la justicia de USA con respecto a Posada, los ha transformado en los cómplices y protectores de un veterano y criminal juguetón indecente de la CIA, que amenaza con atacar los intereses de Cuba y de la izquierda, destapando toda la intriga del terrorismo de Bush y el actual equipo que hace perdurable su política.

Barack Obama, Hillary Clinton y toda esta caterva de maldades, demuestran ya sin antifaz y con el aval de las declaraciones de Chávez Abarca, que las acciones de los Cinco Héroes Cubanos para proteger su isla del terrorismo, respondían a la ultra necesidad del peligro que en todo momento sufre Cuba.

Ellos están penados con condenas que no sólo son injustas sino crueles y terroristas.

Al fin encontramos a los buenos de la película. Liberarlos será nuestro final feliz.

Bs.As. 19 de Octubre del 2010

miércoles, 20 de octubre de 2010

CAMPAÑA TELEVISIVA CONTRA LA POBREZA

Articulo de Opinión: Por Scotta.

Segunda semana de Agosto de 2010: Televisión Española, la 1, repite constantemente un eslogan contra la pobreza. No lo entiendo. ¿Qué rentabilidad política, para el gobierno, buscan ahora? Se acerca al fin de semana y se va aclarando algo la cosa: El 17 de Octubre es el día contra la erradicación de la pobreza. Podría alegrarme esta campaña, pero no me alegra. Ya estoy escarmentado. No me alegra la mentira, sobre todo, si es sugestionada por un interés lejano y contrario al rótulo público y voceada por artilugios habladores con la única función de expender votos marcados.

Hoy, el interés es erradicar la pobreza y la 1 se compromete. No, mentira. Si ese hubiese sido algún día su interés, cuando la ONU felicita cada año al Gobierno Venezolano actual, por el espectacular descenso de la pobreza que se da cada año, la 1 hubiese emitido esta noticia. Ha tenido la oportunidad de emitirla durante diez años como mínimo, pero no lo hizo y eso que es la ONU la que lo afirmó. Tampoco se le ocurrió a la 1, proyectar un documental, que lo hay y muy buenos, donde se informara y se explicaran las verdaderas medidas e iniciativas sociales, tomadas por el Gobierno venezolano, para la conquista de tan espectaculares resultados: La Misiones. Ni si quiera han tenido la decencia de admitir que ese viejo objetivo de la ONU de erradicar la pobreza extrema para el 2015, que no se conseguirá ni por asomo, Venezuela, lo consiguió ya hace algunos años con este gobierno de ahora, del que sólo y unicamente se proyectan detalles y campañas negativas, para los engullidores de “noticias” ¡Qué manera de informar es esa!?

¿Y ahora vienen a decirnos que se compremeten en la erradicación de la pobreza? A la 1, la podría mandar muy lejos, lo más cerca: “al carajo”, como bien pudiera hacer mi admirado presidente de Venezuela; le podría proferir los más largos y pronunciados insultos que sin duda se lo merecería, por asesina, por arma mortal al servicio de asesesinos, la mentira siempre olió a polvora, pero como soy hijo del tango, me basta con deciros: “No me cuenten milongas”.


lunes, 11 de octubre de 2010

CARTA DE AGRADECICIMIENTO DE LA SENADORA
PIEDAD CORDOBA.


Quiero agradecer, desde lo más profundo de mi alma, a todas aquellas personas que de una u otra manera me han hecho llegar a través de mis colaboradores más cercanos, medios electrónicos, prensa escrita, radial y televisiva las innumerables muestras de cariño y solidaridad ante la sanción impuesta por el Procurador General de la Nación el pasado 27 de septiembre.

América Latina me ha arropado con su calidez y su alegría y Europa me ha abrazado con firmeza. Mensajes de indignación, pero también colmados de esperanza y reivindicación, han llegado hasta mí desde todos los lugares de una Colombia que los medios tradicionales con claros intereses políticos y económicos se rehusan a mostrar, pero quiero manifestar ante la opinión pública que es por esa Colombia por la que lucho, por la que juro que no me rendiré ni abdicaré, por la Colombia que se duele ante la deshumanización del conflicto y se resiste a justificar el derramamiento de sangre que lleva ya más de medio siglo. Y por la otra Colombia, la que me juzga sin sustentos ni fundamentos, la que me quiere muerta o en la cárcel, por esa Colombia seguiré trabajando tenazmente para que se acabe su indolencia frente a la guerra, su intolerancia ante la diferencia y la diversidad, su dogmatismo frenético e injustificado frente a aquellos que tienen ideologías y pensamientos distintos con respecto a la visión de la historia y la actualidad del país.

Es insólito que en un país que se ha preciado de tener la más sólida de las democracias del continente se les quiera demostrar a los jóvenes y a los sectores de la sociedad más vulnerables, a través de sus instituciones, que tampoco desde la democracia es posible tener oportunidades de poder y respeto. Son ellos quienes me acusan a mí de instigarlos con palabras a que tomen las armas, cuando son ellos, con hechos, quienes los invitan constantemente a optar por las vías de la violencia y la intolerancia, pues así trata nuestro Estado a quien piensa distinto y tiene intereses diferentes, sólo basta con recordar el caso aciago, reciente en nuestra historia, del genocidio de la Unión Patriótica.

Si bien acato y respeto la decisión del Procurador Ordóñez de destituirme e inhabilitarme para ejercer cargos públicos durante 18 años, advierto que no dejaré solas a las familias de los policías y soldados retenidos por la insurgencia, como tampoco a los desplazados víctimas del paramilitarismo, ni a las terrorismo del Estado, conocidos como falsos positivos, muchos de los cuales se encuentran en cementerios de NN o enterrados en fosas comunes.

Mi voz siempre será la de ellos, y será la voz de mis hermanos indígenas, la de los negros olvidados deliberadamente por todos los gobiernos, la de los campesinos y los homosexuales, la que hablará por los desterrados y desarraigados, la que siempre, dentro del marco legal, ético y jurídico luchará por sus derechos y sus nobles causas y acompañará a los promotores de la paz y defensores de los derechos humanos que fueron criminalizados durante los ocho años del gobierno de la Seguridad Democrática.
Y es que si bien a mí se me ha juzgado con base en prejuicios religiosos y políticos, puedo decir, con la frente en alto, que yo nunca he actuado ni pienso actuar de manera ilegal. El Estado utilizó criminalmente su aparato de inteligencia para espiarme y perseguirme y ni siquiera así lograron conseguir una sola prueba en mi contra, lo cual me llena de satisfacción y entereza para continuar en la búsqueda incesante de la solución negociada y pacífica del conflicto, pues no hay prisión que me detenga ni barrotes suficientes que puedan evitar que yo continúe luchando para que en Colombia haya justicia, igualdad social, libertad y respeto por la democracia. Paz en resumidas cuentas, aunque haya un pequeño grupo que, como el doctor Ordóñez, se empeñe en ponerle trabas y trancas. Ojalá supieran ellos, como lo supieron Bolívar y Gaitán, que la paz y la libertad son fenómenos, entes independientes que siempre encontrarán rendijas para escurrírseles a la mentira y a la infamia.

PIEDAD CORDOBA
Senadora de la República
www.piedadcordoba.net
Vía TWITTER @piedadcordoba
@PoderC_Colombia


1. Comunicado del colectivo de refugiados-as y deportados-as políticos Vascos a las autoridades y la sociedad venezolana


República Bolivariana de Venezuela, 06 de Octubre de 2010


6 de octubre de 2010.- Una vez más el gobierno y la prensa española han lanzado una campaña mediática contra la República Bolivariana de Venezuela tratando de utilizarnos a los refugiados políticos vascos residentes en este país para ese fin.


Es por ello que, ante esta nueva campaña, el Colectivo de Refugiados-as y Deportados-as Políticos Vascos en Venezuela quiere fijar su posición ante las autoridades y el conjunto de la sociedad venezolana:

1.

El Colectivo de Refugiados Políticos Vascos quiere manifestar su rechazo a las campañas sistemáticas que desde el estado imperialista español se vienen realizando, desde hace años, contra Venezuela.

2.

Una vez más es necesario recalcar que nuestra presencia en este país se debe a los acuerdos realizados en su día por los gobiernos del estado español (PSOE) y el estado venezolano (AD y COPEI). A finales de los años 80 el gobierno español implementó una dura política represiva contra los refugiados políticos vascos en Europa la cual se centró en dos vértices. Por un lado se implementaron grupos paramilitares al servicio del gobierno español que asesinaron a una treintena de refugiados vascos en el estado francés y por otro de procedió a deportar a terceros países, principalmente en América del Sur y África, a decenas de refugiados. El objetivo de esta medida era clara: Alejar a los militantes vascos de su entorno (familiar, afectivo y político) con la finalidad de anularlos como personas y como militantes revolucionarios. Treinta años después el estado imperialista español sigue cosechando el fracaso de esa política, ya que lejos
de conseguir sus objetivos quienes fuimos tratados como “moneda de cambio” en los negocios entre gobiernos y partidos (PSOE, AD,COPEI ) nos convertimos en altavoz de la represión que sufre Euskal Herria. Eso es lo que el Estado imperialista español no puede soportar.

3.

Desde entonces y durante más de tres décadas nos hemos integrado, como no podía ser de otra forma, en la sociedad venezolana. Aquí hemos ido forjando nuestras vidas. Aquí hemos vivido estas décadas como cualquier ciudadano de este país. No fuimos nosotros los que elegimos Venezuela ni los que llegamos a ella huyendo de nadie. Fue el estado fascista español el que nos montó en un avión militar español y el que nos trajo hasta aquí. Hoy se lo debemos “agradecer” porque ello nos permitió conocer este país y su gente y treinta años después sentirnos orgullosos de poder decir, como dijo Pakito Arriaran militante vasco asesinado en El Salvador: Hoy tenemos dos pueblos a los que amar (Euskal Herria y Venezuela) y un mundo por el que luchar.

4.

Para lo que algunos puede ser una sospecha, para nosotros no deja ninguna duda. Los dos militantes vascos que supuestamente “declararon haber sido entrenados en Venezuela” fueron torturados y sus declaraciones forjadas. La tortura a militantes revolucionarios vascos no es un hecho aislado sino que es la practica habitual en las dependencias policiales españolas. Basta leer los informes de Amnistía Internacional, de organizaciones de Derechos Humanos o del propio relator Contra la Tortura de la ONU para darse cuenta de esa macabra realidad.

5.

Desde este convencimiento lo que nos preguntamos es ¿Qué busca el Estado español con estas campañas? ¿Qué se esconde tras los continuos montajes mediáticos en la prensa española contra Venezuela? Para nosotros la respuesta esta clara y hay que buscarla en oscuros intereses políticos que traspasan las fronteras de este país.

Palabras como injerencia, intromisión en asuntos internos, intentos de desestabilización, etc. parecieran ya quedarse cortas ante estas campañas de intoxicación y desinformación montadas a diario en las salas de prensa y en oficinas del gobierno español.

6.

Hoy, frente el camino emprendido en Euskal Herria por la organización armada ETA, por la izquierda revolucionaria vasca y por la mayoría de las fuerzas sindicales y sociales, el estado opresor español sigue apostando por la vía represiva y la negación de todos los derechos civiles y políticos en Euskal Herria.

7.

Es por ello que desde estas lineas queremos hacer un llamado a la sociedad venezolana y a las autoridades de este país a no caer en la borrachera represiva en la que está sumida el gobierno español. Sino, más bien, a sumarse a las voces de quienes desde todas las partes del mundo y cada vez con mayor fuerza aportan su pequeño grano de arena para que en Euskal Herria sea posible lo que decenas de miles de ciudadanos vascos reclamaban hace tan solo unos días en las calles de Euskal Herria: Que se respeten los derechos humanos, civiles y políticos del Pueblo Vasco.

Colectivo de Solidaridad Internacionalista Pakito Arriaran